Abdulmutallab se embarcó sin pasaporte en el avión hacia Detroit

martes, 29 de diciembre de 2009


El nigeriano acusado de tratar de hacer estallar en el aire el vuelo 253 de Northwest Airlines, Umar Farouk Abdulmutallab, confesó en su interrogatorio que tras él vendrán otros terroristas suicidas de Al Qaeda.La cadena ABC difundió hoy en su página web algunas de las afirmaciones que el detenido ha realizado durante su interrogatorio con el FBI.Justo hoy, la organización Al Qaeda en la Península Arábiga se declaró autor del intento de atentado ocurrido el día de Navidad.

Umar Farouk Abdulmutallab, el joven que el día de Navidad trató de detonar un explosivo en un vuelo entre Amsterdam y Detroit (Michigan), pudo haber embarcado sin mostrar su pasaporte, haciéndose pasar por un refugiado sudanés, según una pareja estadounidense que volaba en el mismo avión.Kurt y Lori Haskell, ambos abogados de Michigan, aseguran en la edición de hoy del diario neoyorquino Dialy News que presenciaron cómo un hombre que parecía indio y que rondaba los 50 años trataba de convencer a un empleado en el aeropuerto de Amsterdam de que dejara al sospechoso tomar el vuelo 253 de Northwest, pese a que no tenía pasaporte.Las autoridades nigerianas han confirmado que el sospechoso, Umar Farouk Abdulmutallab, de 23 años, previamente había tomado un vuelo de KLM de Lagos a Amsterdam con un pasaporte válido, recuerda el diario neoyorquino.Sin embargo, la pareja, que jugaba cartas cerca de la puerta de embarque de la aerolínea Northwest en Amsterdam, dice haber visto a Abdulmutallab acompañado en todo momento de ese otro hombre, que fue quien habló con los responsables de la aerolínea y les pidió que dejaran subir al joven aunque no tuviera pasaporte."Creo que estaba tratando de hacer que el chico pareciera un refugiado sudanés, para que tuvieran pena de él", asegura Lori Haskell al diario, y detalla que el joven "estaba vestido como de pobre" y se mantuvo callado.El hombre indio, por contra, "vestía con ropas más elegantes, como las que podría llevar para acudir a un tribunal", según la abogada, que volvía junto a su pareja de un safari en Uganda.Explica, además, que el empleado a cargo de la puerta de embarque dijo al hombre de aspecto indio que tenían que hablar con un supervisor, pero en ese momento éste insistió en que el joven "es de Sudán y no tiene pasaporte", y dijo que hacían eso "constantemente".El joven "no abrió la boca en ningún momento", según Kurt Haskell, quien detalló que el hombre se fue con el joven, y no volvió a percatarse de su presencia hasta unos diez minutos antes del aterrizaje en Detroit."Por entonces se veían llamas en la parte delantera del avión (de la aerolínea Delta y operado por Northwest Airlines, con 278 personas a bordo), una azafata estaba utilizando un extintor y los pasajeros saltaban encima de Abdulmutallab", relata el diario sobre un incidente que hizo revivir a Estados Unidos el temor a los atentados terroristas en aviones comerciales.Según Kurt Haskell, Abdulmutallab no se resistió en ningún momento, así que los pasajeros tardaron tan sólo unos segundos en inmovilizarlo, aunque luego todos ellos fueron retenidos durante cerca de seis horas en el aeropuerto de Detroit.Allí, el abogado se fijó en que además de llevarse a Abdulmutallab las autoridades detuvieron y esposaron a otro hombre de rasgos indios diferente al que acompañaba al sospechoso en Amsterdam.Otro de los pasajeros, Gagandeep "Calvin" Kakar, el dueño de una empresa textil en Nueva York, aseguró hoy al diario New York Post que Abdulmutallab "no se sorprendió ni nada, a pesar de todo lo que estaba pasando. Tenía una expresión desafiante en su cara, se notaba que tenía unos objetivos muy concretos".

Las causas. El grupo terrorista, en un comunicado difundido en foros islamistas de Internet, dijo que la acción era una represalia "por la injusta agresión estadounidense contra la Península Arábiga" y reconoció que la bomba no estalló por un "fallo técnico".En su interrogatorio, Abdulmutallab, de 23 años, que resultó herido de quemaduras en las piernas, asegura a los agentes que hay más cómo él en Yemen que están entrenados y preparados para actuar pronto.También dijo que fue entrenado durante más de un mes por Al Qaeda, y que la organización le facilitó 80 gramos de un explosivo de alta potencia, que fueron cosidos en su ropa interior, con lo que consiguió burlar los arcos de seguridad del aeropuerto.Hoy, el presidente Barack Obama, en su primera comparecencia ante los medios tras el intento de ataque, anunció que había ordenado una revisión completa de los sistemas de seguridad para determinar qué fallos ocurrieron y cómo fue posible que un presunto terrorista se subiera a un avión con un artefacto explosivo. (Agencias)


0 comentarios:

Publicar un comentario

 
 
 
Belleza (1) Eventos (1) Farandula (1) HRCSD (1) Internacionales (2) Locales (2) Música (2) TV (1)

Suscripción al Email